Traducir

Edición 2 Vol 1 Enero-Febrero 1999

 

Unidos en el Contacto

 

e-mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Reiniciamos la publicación de este boletín con mucho amor y alegría de poder llegar nuevamente hacia ustedes. Que el profundo amor de la conciencia cósmica nos mantenga unidos en el amor y nos fortalezca para continuar en la tarea del despertar de conciencia en estos momentos de crucial definición que se están viviendo en nuestro planeta.

 

En el mes de Diciembre el mundo cristiano festeja el nacimiento de Jesús de Nazaret y por lo cual en nuestros corazones realizamos actos de amor hacia el prójimo, creándose en todo el planeta una frecuencia armónica que permite tener acceso al dolor ajeno y buscar soluciones identificándonos con el amor crístico. Esto no solo debería ser en las navidades sino en todos los días del año para así acrecentar la gran comunidad mental positiva del planeta a través del amor.

 

Queridos hermanos como sabemos el maestro Jesús dio su mensaje para que todos los niveles de conciencia pudiesen crecer con el, en su tiempo y todos los tiempos venideros, es así que nos dejó un mensaje para este siglo XX en el cual la humanidad tendría una ciencia capaz de encontrar este mensaje dejado por el hijo del hombre, Jesús de Nazaret.

 

Sabemos que Cristo antes de llegar a su gloriosa resurrección, debió de pasar por incontables pruebas y si revisamos la historia de su vida, no nos costara descubrir que solo a través del amor y del servicio (como expresión de este amor) pudo enfrentar las penurias del calvario y lograr la meta de la inmortalidad.

 

El Cristo vino a enseñarnos el camino mas fácil para la evolución. Siendo esta enseñanza el que cada uno de nosotros pueda morir a si mismo todos los días a su propio egoísmo, a su personalidad y carácter y resucitar al ser real que tenemos todos dentro de nosotros o sea nuestro maestro interno y con ello lleguemos a un estado de conciencia superior y mayor con la cual podamos nosotros vivir, en consecuencia con ello, una vida crística al servicio de los demás.

 

En esta época en que se debate tanto si Cristo murió en la cruz o no murió en la cruz, si resucitó o no resucitó, si se fue a morir a Cachemira o no, si va a volver en una nave espacial o en las nubes del cielo; ahora que la cristificación, o sea la crucifixión, realmente parece algo etereo, algo alejado de nuestra realidad, algo mas bien de una cuarta dimensión, difícilmente accesible para nosotros.

 

Compartiremos con todos Uds un estudio del Sudario de Turín. El mensaje del Cristo para este tiempo a través de nuestra ciencia.

 

El sudario de Turín es el único de todos los objetos venerados como reliquias de la pasión de Cristo, que ha planteado interrogantes a la ciencia y sobre todo el único de este tipo al que investigaciones científicas han restituido una identidad histórica, identidad que a la vez es un innegable titulo de autenticidad.

 

En la información histórica del Sudario de Turín se encuentran tres períodos sucesivos en el transcurso de estos 20 siglos:

 

I. Época totalmente legendaria en la que se supone el Sudario ya existía y era trasladado de un lugar a otro.

 

II. Época de transición en la que si se habla del Sudario pero de una manera que frecuentemente lo convierte en varios mas y a menudo en simples obras de la mano del hombre.

 

III. Período en el cual el Sudario posee una historia precisa y en el que pueden seguirse las huellas de su traslado.

 

Estos aspectos no vinculan por cierto en forma indiscutible al Sudario con la persona física de Jesús, pues solo prueba el suplicio de un desconocido, crucificado hace aproximadamente 2000 años en Palestina. Sin embargo las marcas que esa crucifixión dejó en el cuerpo del ajusticiado corresponden exactamente a las heridas que presentaba el cuerpo de Jesús según los evangelios, siendo ello un hecho muy significativo.

 

Dos milenios de la vida de un tejido

 

Análisis basados en los mas rigurosos métodos de trabajo de la ciencia moderna, confirman actualmente la autenticidad del Sudario de Turín. Es absolutamente acertado ver en el un objeto de unos veinte siglos de antigüedad cuyo tejido presenta todas las características de las telas de ese tipo producidas en ese tiempo en el cercano oriente.

 

Comienzo de la historia del manto

 

Supongamos que se trata del Sudario Sepulcral de Cristo, el cual envolvió el cuerpo de Jesús cuando fue bajado de la cruz, de acuerdo con las costumbres hebreas.

 

Marcos en su evangelio (XVI, 1 y 56) escribe: Y cuando hubo pasado un día del sábado, María Magdalena, María madre de Santiago y Salomé, compraron aroma para ir a embalsar a Jesús; y entrando en el sepulcro, vieron a un joven sentado a la diestra, vestido de blanco, y se asustaron; mas él les dijo: no temáis! ya se que buscáis a Jesús Nazareno, crucificado; pues bien resucitó; no esta aquí; ved el lugar en donde lo pusieron. Marcos nos hace ver que el motivo de la visita de las mujeres era el de embalsamar a Jesús, con este detalle nos indica que se había practicado un entierro provisional, efectuado apresuradamente el viernes por la noche, ello explicaría que el cuerpo fuese depositado en el sudario sin que este fuese amarrado y asegurado luego con vendas exteriores.

 

Nos encontramos al alba del tercer día, Domingo, cuando las piadosas mujeres Magdalena, Salomé, María madre de Santiago, encontraron volteada la piedra que cerraba el sepulcro y vació en su interior, al escuchar sus voces acuden Pedro Simón seguido del joven Juan para ver que pasa, viendo lo que Juan escribe en su evangelio, que el cuerpo ya no estaba allí y que el Sudario yacía en el suelo mientras que la banda de la tela utilizado para envolver la cabeza del hombre ya depositado en su Sudario sosteniéndole la mandíbula y retenía sus cabellos en la nuca, estaba allí, plegada, pero en otro lugar.

 

El cuerpo había desaparecido. los miembros del Senadrín hicieron comparecer ante ellos a su colega José de Arimatea; allí Anás y Caifás, los principales autores morales de los sufrimientos de Cristo pidieron cuenta a José interrogándole acerca de lo que había echo con el cuerpo de Jesús, optando por la verdad José negó haberlo tocado, negando haber participado en un eventual retiro del cuerpo de la tumba, José de Arimatea sostuvo que El Sudario permanecía donde él había depositado el cuerpo.

 

Se dice en una leyenda que Gamaliel, su hijo y Nicodemo permanecieron en el Senadrín justamente para poder ayudar a los primeros cristianos, los cuales se reunían en secreto, habrían recogido el Sudario y puesto en un seguro escondite propiedad de Gamaliel. María Magdalena y luego Simón obispo cristiano de Jerusalén conocieron este escondite. Todo ello según la tradición recogida por los antiguos autores cristianos Focio y Clemente también estos datos fueron proporcionados por un escritor y viajero cristiano del siglo II, Hegesipo.

 

Hasta el siglo IV de nuestra era, no se encuentra ninguna información acerca del Sudario, que parece definitivamente perdido, cosa que se explica por las verdaderas visicitudes de la historia. Fue una época en que el cercano oriente sufrió graves perturbaciones y no era apto para conservar abiertamente datos sobre un objeto como el Sudario de Cristo.

 

Ya al comienzo del siglo IV, se cuenta nuevamente con la existencia del Sudario. El Papa Silvestre I ( 314-335), ordenó que en su recuerdo, no se oficiase la Santa Eucaristía sobre telas pintadas o tejidas de seda (justamente el Sudario no lo era), por el contrario el Papa recomendaba literalmente que se utilizaran linos blancos en memoria del Sudario en el que se había envuelto el cuerpo del redentor.

 

Después de otro período de silencio alrededor del año 650, San Braulio obispo de Zaragoza en Ibéria, precisó en un mensaje dirigido a cierto sacerdote Taios: Sabemos que muchas cosas ocurridas en tiempos remotos no son narrados por las escrituras, así ocurrió con el lienzo y el sudario en el que se envolvió el cuerpo del Señor, se dice que se los encontró, pero no se especifica si fueron bien conservados; de todos modos no puedo pensar que los hayan olvidados, creo mas bien que lo pusieron en un lugar seguro.

 

En el siglo X el sudario se encuentra en Constantinopla, donde se le venera. Ello permitió al emperador Emanuel de Bizancio presentarlo solemnemente en el año 1171 a Amuary, Rey de Jerusalén, de paso por Bizancio. En ese entonces se exponía el Sudario todos los viernes ante el pueblo; la exhibición se hacía, según las crónicas que las menciona, en posición vertical.

 

Robert de Clary, cronista y autor de una conocida historia de la cuarta cruzada, relata que en 1201 el Sudario se encontraba en Constantinopla, donde constituía la mas preciada joya de los emperadores de Bizancio, guardada en el palacio de Blacherne, que realidad se trataba de la iglesia consagrada a Santa María de Blacherne, en cuyo altar se conservaba el Santo Sudario.

 

El Sudario nuevamente desaparece en el saqueo a Constantinopla por los guerreros de la IV cruzada. Robert de Clary es el primero en aludir a él, cuando al hablar del Sudario dice: la gente acudían allí a contemplar el rostro del Señor, pero nadie, ni griegos, ni francos, sabe ahora que ocurrió con el Sudario cuando el saqueo de la ciudad.

 

El saqueo de Bizancio por sus propios aliados, la masacre y el despojo de cristianos por cristianos fue un increíble echo histórico cometidos por caballeros mercenarios occidentales en el año 1204, así fue como en la atmósfera de pillaje y horror de esos días de saqueo, el Santo Sudario desaparece sin dejar rastros.

 

En el año 1353, quince décadas después apareció en Lirey, en la diócesis de Troyes, en Francia. Sus propietarios de ese entonces los condes de Charny, lo conservaron hasta 1452.

 

Existieron una enorme cantidad de historias para justificar de algún modo la inesperada aparición del verdadero Sudario en occidente, ese mismo Sudario que hasta el 12 de Abril de 1204 se exhibía ante multitudes de creyentes en Constantinopla.

 

En Lirey las exhibiciones del Sudario hacían furor, atrayendo multitudes. A ello contribuyó el echo de que Godofredo de Charny hizo erigir una capilla en su honor, convirtiéndose Lirey en la primera etapa históricamente (exacta) de la vida moderna del Sudario de Turín.

 

Un nuevo cambio de rumbo lleva el Sudario de Lirey a Chambéry, en 1418 el Duque de Borgoña se halla en guerra con el Rey de Francia, los Charny temiendo por el Sudario consintieron que uno de sus parientes, el Conde de Laroche, se encargase de protegerlo.

 

En 1438, la viuda Margarita de Charny pasó a ser su propietaria. Margarita cansada de luchar contra los enemigos del Sudario comprendió que debía confiar la reliquia a un protector mas poderoso y lo obsequia al Duque de Saboya, de esta manera, en 1453 el Sudario pasa a la posesión de la familia de Saboya, permaneciendo mas de cien años en Chambéry.

 

El 3 de Diciembre de 1532, un violento incendio estuvo a punto de destruir el Sudario y dejó en él huellas indelebles. Por el intenso calor, una gota de plata en fusión proveniente de la urna que lo contenía cayó en uno de sus ángulos provocándole daños irreparables, mas la imagen que lleva impresa no fue dañada.

 

En el mes de Setiembre de 1578 el manto es trasladado a Turín y depositado en la capilla de San Lorenzo, la última etapa de la historia moderna del manto habría comenzado. A fines del siglo XVII (1668-1694) se comenzó a construir en el ábside de la catedral de Turín, una espléndida rotonda, llamada la capilla del Santo Sudario de la catedral San Giovanni de Turín.

 

El Primer encuentro con la ciencia.

 

En la primavera de 1898 el fotógrafo Secondo Pia, obtiene tomas del manto, en circunstancias tan trascendental para la historia del Sudario como para la fotografía. El fotógrafo vio en sus placas el rostro del hombre del sudario, con las placas en las manos se dio cuenta de algo sensacional: que la imagen del Sudario era un negativo óptico que se transformaba sobre la placa negativa en retrato óptico positivo, esto perturbó a los científicos como era lógico, quienes comenzaron a buscar un fenómeno natural que hubiese podido determinar laformación de esa imagen ópticamente negativa

 

Ese aspecto del negativo de la imagen del sudario )no podría explicarse, ya sea en forma accidental o de una manera fortuita, por la obra (intencionada) de un artista cualquiera? O bien, como tercera hipótesis aventurada en busca de una explicación pausible, )no se trataría de una imagen artificial que, por la acción del tiempo, se hubiese tornado negativa?.

 

EL SUDARIO

 

El sudario de Turín tiene la forma de una tela de lino rectangular de 4.36 mts de largo por 1.10 mts de ancho,se conserva actualmente enrollado alrededor de un soporte cilíndrico de madera y depositado dentro de un cajón urna en forma paralelepípeda de 1.5 mts de largo por 0.38 mts de ancho, de plata cincelada.

 

La tela se trata de un tejido burdo, hilado posiblemente por tejedores artesanales. El sudario en cuestión comprende para los hilos de la urdiembre 40 hilos por centímetro y para la trama, 27 inserciones por centímetro.

 

El peso total del sudario es 1,123 gramos.

 

Al estudio de la naturaleza del tejido se comprobó que para su ejecución se utilizaron tres hilos de trama por debajo y uno por encima; una clase típica de trabajo llamada en espina de pescado.

 

Algunos científicos que estudiaron la naturaleza textil del sudario de turín, como por ejemplo el profesor Timoss del Instituto técnico textil de esa ciudad se limitaron a formular apreciaciones cronológicas en cuanto a la edad de la tela, la forma como fue tejida o el carácter textil de los hilos utilizados.

 

Prueba palinológica

 

En el año de 1973 el profesor Max Frei, criminólogo suizo, botánico, palinólogo, director del gabinete científico de la policía de Zurich, perito de la INTERPOL; recogió muestras de partículas muy finas de polvo cuyas huellas casi invisibles podían encontrarse todavía en el sudario, haciendo un estudio Palinológico de las diminutas partículas y observadas a través del microscopio electrónico, Frei logró identificar granos de polen. Esos granos de polen pertenecían a plantas que no viven en Europa Occidental. Entonces al determinarse el area geográfica, el resultando fue que el polen pertenecía a plantas antiguas, propias- hace aproximadamente dos milenios- de la región palestina y también a plantas típicas de la región de Constantinopla, de Francia, de Bélgica, la Región Saboyana, y de Italia. El profesor Max Frei dio como resultado de su estudio la presencia de granos de polen perteneciente a seis especies de plantas palestinas, a una especie vegetal de Turquía y a unas ocho especies mediterráneas. Esto nos autoriza a formular la siguiente conclusión definitiva: El Sudario no puede ser una falsificación. Esta afirmación del sabio suizo, no hace mas que confirmar las conclusiones del belga G. Raes, director del laboratorio textil de la universidad de Gante, según él ningún detalle del tejido permite sostener que no pertenezca a la época de Cristo y se suma a las conclusiones formuladas por los investigadores norteamericanos del Jet Propulsión Laboratory de Pasadena (NASA) trabajando con las fotos en blanco y negro tomadas por Enri y con las de color y luz ultravioleta realizadas por el doctor Ronald Lynn. Sometió estos documentos a un análisis electrónico total, obteniendo imágenes incomparables de las marcas del sudario. También un análisis electrónico de hilos de la urdiembre y de la trama del tejido confirmó su carácter palestino antiguo. Un examen puramente visual del sudario de Turín permite verificar la existencia de dos categorías de impresiones o de manchas de color. Por un lado las marcas propias del hombre del sudario y por otra las manchas y huellas ajenas a esa figura humana.

 

Las manchas ajenas a la figura humana que presenta el sudario son evidentemente accidentales, debido a los embates del tiempo y las circunstancias históricas a través de las cuales el sudario cumplió su propio destino, el del ser el único testigo auténtico del suplicio y del sufrimientos padecidos por el hombre que envolvió en sus pliegues.

 

Señales de fuego, marcas de agua.

 

El incendio del 3 de Diciembre de 1532 en la capilla de Chambéry, estuvo a punto de afectar de manera irremediable la integridad del sudario. En esos tiempos no se le conservaba como ahora, sino plegado en varias veces sobre si mismo y colocado dentro de un cofre de plata. El incendio atacó el cofre fundiendo una de sus caras. En esas circunstancias una gota de plata incandescente quemó un ángulo del sudario (plegado). El resultado inmediato fue una destrucción múltiple, cuatro pares de grandes quemaduras, los cuatro pequeños orificios simétricos situados en el medio de la tela y las dos largas líneas de tejido carbonizados perfectamente visible a lo largo de la marca del dobles.

 

Hay que señalar que el incendio de 1532 no fue el primero que dejó huellas en el tejido del sudario. Hubo otro que produjo algunos agujeros en la tela antes de 1532.

 

Pero no solo hubo fuego, el agua, el tradicional antídoto abundantemente derramada para dominar el incendio, señaló su presencia provocando otros daños en el sudario.

 

Mapa Humano del Sudario

 

Anverso y reverso, cabeza contra cabeza la posición de la doble imagen frontal y dorsal del hombre del sudario se explica por la forma como los hebreos envolvían a sus muertos al comienzo de nuestra era. Nos enfocaremos en las imágenes propiamente dichas y no de la manera como se produjeron, lo cual se tratara mas adelante.

 

Los historiadores y especialistas que estudiaron el caso sabían que los arreglos funerarios se realizaban en 3 etapas y la mayoría de las veces en la cámara sepulcral.

 

  • En primer lugar se extendía el sudario en toda su longitud sobre el suelo del sepulcro.
  • Se colocaba el cadáver sobre la tela extendida, en una de sus mitades el cuerpo tendido de espaldas, luego se volcaba la otra mitad por encima del cuerpo, a fin de cubrirlo de la cabeza a los pies, plegando ligeramente los bordes por encima o debajo del cuerpo. Muchos especialistas se han ocupado de la manera como fue colocado en su mortaja el cuerpo del Hombre del sudario, el carácter provisional del procedimiento (la sepultura de Jesús de realizó apresuradamente) hablaría en contra de la utilización de vendas, algunos especialistas consideran que fue también el caso del Hombre del Sudario, sin embargo la manera como se imprimió su cara y en general su cabeza en la imagen del anverso y el reverso indicaría la existencia de al menos una banda bastante larga y que, también serviría no solo para ajustar el sudario sobre el rostro y los cabellos sino también para sostener firmemente la mandíbula, colocada nuevamente en su lugar (el cadáver presentaba la boca cerrada y los cabellos recogidos alrededor de la cabeza).

 

El Sudario, muestra del suplicio

 

Por muy superficial que sea, un examen de las impresiones humanas del sudario de Turín revela huellas de heridas graves, llagas abiertas y también de golpes asestados sistemáticamente con ciertos instrumentos que dejaron marcas típicas en la superficie del cuerpo afectado, se trata de marcas características de latigazos, visibles en ambas caras del cuerpo, aunque mas claras en el dorso; señales de excoriaciones profundas en la piel de la frente y en le cuero cabelludo, una herida penetrante en la muñeca izquierda, otra de labios abiertos, pero ella después de su muerte, en la región derecha del tórax. Otra herida profunda en la región anterior del plantar del pie derecho, así como ciertas huellas de sangre en la zona dorsal de la cintura, la frente y otras regiones del cuerpo, todas estas marca en conjunto constituyen evidente signo de una crucifixión.

 

Una huella de gran superficie en una amplia región escoriada y magullada sobre su hombro derecho, lo que debió de ser el transporte prolongado de un objeto pesado y muy rugoso de superficie, todo esto permite la reconstitución de horrible detalle.

 

El Hombre del sudario, el crucificado que fue envuelto en sus pliegues, debió de cargar él mismo su cruz hasta el lugar del suplicio.

 

Marcas, impresiones, huellas y trazados que relatan mas de lo que se podría imaginar, la manera como un hombre, de hace aproximadamente dos milenios recibió y vivió su muerte en un sufrimiento muy grande de dolor, habiendo una coincidencia con los actos de violencia física y el suplicio impuestos a Jesús durante su pasión, así como lo relataron los apóstoles Mateo, Marcos, Lucas y Juan, presuntos testigos oculares de la pasión de Jesús.

 

El sudario cuenta las etapas del sangriento paso de la vida a la muerte del hombre que envolvió en sus pliegues, como también los textos (evangelios), relatan la pasión de Cristo, dan cuenta de que él soportó el mismo sufrimiento.

 

Si el hombre del sudario no fuese Cristo, Quien podría ser? Si no es Jesús no se encuentra ninguna otra coincidencia histórica que podría asignarle una identidad cualquiera. El hombre sigue siendo un crucificado de hace aproximadamente dos mil años a quien se le infligió la misma pena, las mismas injurias y violencia, el mismo suplicio supremo que según los evangelios sufrió Jesús.

 

Un sin numero de especialistas en el ámbito de la medicina realizaron estudios de las heridas del Hombre del Sudario, reveladas mediante la lectura de la tela que lo envolvió, entro ellos se encuentran David Willis, Robert Bucklin, Anthony Sava, Judica-Cordiglia.

 

Para dar un ejemplo citaremos las 7 lesiones superficiales encontradas en el rostro por el Dr. Willis, lo cual nos permite comprender la violencia corporal infligida al Hombre del Sudario, antes de su crucifixión.

 

  • La tumefacción de los dos arcos superciliares, un tajo en el párpado derecho, un considerable hematoma bajo el ojo derecho, la apreciable hinchazón de la nariz, una herida triangular en la mejilla derecha, tumefacción en la mejilla izquierda, hinchazón en el lado izquierdo del mentón.
  • La imagen del rostro del Hombre del Sudario, presenta entre otras marcas una neta desviación del hueso de la nariz hacia la izquierda, todos los especialistas de anatomía humana que estudiaron la impresión de este rostro, están perfectamente de acuerdo en esta observación. La región zigomática derecha de ese rostro de manera igualmente visible y casi en línea con la deformación de la nariz, la huella de una fuerte contusión de forma triangular la zona lesionada comienza justamente en la separación del hueso nasal y su cartílago, donde la nariz muestra una evidente desviación hacia la izquierda, resultado probablemente de un violente golpe asestado con fuerza con un objeto contundente.

 

Cualquier médico legista al que se interrogara sobre la interpretación que puede darse a esta lesión, confirma lo que observaron todos los que estudiaron el manto. La innegable consecuencia de un fuerte bastonazo.

 

El golpe de un bastón mas bien corto y redondo, de un diámetro probable de unos cuatro o cinco centímetros, un bastón cuyo extremo habría golpeado violentamente la nariz y la región cigomática del Hombre del Sudario. La marca hasta permite precisar que quien lo golpeo con tanta fuerza era zurdo y se encontraba a la derecha de su víctima.

 

Un golpe terrible que seria erróneo clasificar en la categoría de simple bofetada, como lo hace con precisión Juan, el único evangelista que habla de ello (XVIII-22) refiriéndose al interrogatorio al que Anás sometió a Jesús durante la noche que procedió a su suplicio Juan relató que en el momento preciso de una de las respuestas de Jesús... A uno de los soldados presentes le dio una bofetada diciendo, Respondes así al sumo sacerdote?

 

Flagelación a la Romana

 

El enfoque médico legal del estudio del sudario de Turín revela la presencia de un sin numero de excoriaciones que dejaron sus indelebles huellas en el cuerpo del Hombre envuelto en ese lienzo.

 

El pecho y sobre todo la parte dorsal del cuerpo, desde los hombros hasta las pantorrillas, están cubiertas de heridas que pusieron en carne viva la piel del crucificado, imprimiendo sangrientas huellas en la tela del sudario.

 

La mayoría de los científicos que estudiaron el aspecto de esas huellas, ven en ellas el indiscutible resultado de una lluvia de golpes aplicados sobre la víctima, curvada sobre un poste o pilar, al que el condenado habría sido sujetado con las muñecas atadas.

 

El sudario precisa hasta los detalles de ese castigo, así por la orientación visible de las heridas que muestra. Prueba la acción conjunta de dos verdugos armados cada uno con su propio instrumento de flagelación, de los que se ha podido reconstruir sus aspectos (forma). Una correa de cuero con esferas metálicas de plomo y otro con huesecillos (astrágalos de cordero) en sus extremos. A través del sudario se permite descubrir con pasmosa claridad la exacta índole del método de flagelación aplicado. El suplicio fue infligido por dos ejecutores, uno de ellos se mantenía a la derecha del condenado y siendo probablemente zurdo lanzaba de revés, golpes cuya dirección parece ser oblicua en la espalda y descendente en la piernas. Los golpes que se observan en la región dorsal demuestran igualmente la existencia de otro flagelador, colocado a la izquierda de la víctima que trazó a su vez heridas cuyo sentido se cruza con el de las infligidas por el ejecutor de la derecha.

 

El Hombre del Sudario no fue sometido a la flagelación practicada según la costumbre hebraica, sino que fue castigado more Romanorum es decir a la Romana. Lo que representaba de echo una pena mucho mas grave. La flagelación hebraica consistía en 39 azotes, la flagelación a la romana no tenía un limite pre-establecido del número de azotes. La aplicación de ejecutores en equipo actuando conjuntamente daba cierto ritmo a la ejecución, flagelando alternativamente sobre el pecho y la parte dorsal del cuerpo del condenado, desde los hombres hasta las pantorrillas. Un suplicio así, causa dolores de incalculable intensidad física, debido sobre todo a la acumulación de los golpes de las esferas de plomo y los huesecillos, las primeras provocaban contusiones y tumefacciones, los últimos laceraban la carne de la víctima. En suma un hombre castigado hasta los umbrales de la muerte.

 

Que cuentan las escrituras con respecto a Jesús?

 

Como se observa, cuatro versiones diferentes, que pretenden narrar lo visto. Vemos que la pena recibida por Jesús se describe de tres maneras diferentes: Mateo dice que se hizo azotar a Jesús; Marcos pretende que se le golpeó a varazos, Juan por su parte habla de flagelación.

 

Entonces pensando en lo que los evangelistas afirmaron con respecto a Jesús, resta establecer si fue azotado, golpeado o flagelado. En cuanto al Hombre del Sudario, como lo indican las marcas evidenciadas por la tela, fue severamente flagelado a la Romana. Esto es algo claro y preciso que no admite discusiones ni controversias.

 

Según los evangelistas, Jesús habría sido golpeado, azotado o flagelado hacia las diez de la mañana, unas cinco horas antes de la crucifixión.

 

El sudario de Turín precisa de manera indiscutible la existencia de una discontinuidad cronológica. Esta separa ambos, castigos y crucifixión.

 

El Sudario revela la Cruz

 

Todos conocen la imagen difundida por la iconografía cristiana que representa a Jesús, siguiendo el camino al calvario curvado bajo el peso de una cruz latina formada por dos travesaños cruzados en ángulo recto.

 

Si vemos a Cristo en el Hombre del Sudario debemos reconocer que la cruz no fue de forma latina. Como se sabe los condenados a la crucifixión no llevaban jamás una cruz completa, de echo estaban obligados a arrastrarse con el peso del brazo transversal de la cruz al Patíbulo y ello porque el brazo vertical, ya plantado en el suelo de lugar, aguardaba a que se armara en el travesaño horizontal, al que la víctima estaría ya clavado. Por consiguiente, lo que debió de cargar Jesús no fue toda la cruz sino el brazo menor, un brazo cuyas dimensiones variaban de acuerdo a la talla del crucificado.

 

En el caso de Jesús, a falta de información, esa medida no es conocida.

 

En cambio si se dispone de una medida para el hombre del sudario, la que se aproxima a 1.80 mts (concuerda con todos los estudiosos del manto), la longitud de la madera del patíbulo debió de ser superior a la de los brazos abiertos de la víctima y esto seria 1.65 mts., con este dato y teniendo en cuenta el tipo de madera utilizada habitualmente en las crucifixiones en Palestina de aquellos tiempos, el peso de este brazo (patibulum) seria por lo menos 65 Kgs, un peso muy considerable para un hombre sano y fuerte pero el Hombre del sudario había sufrido una terrible flagelación previa.

 

El sudario de Turín tiene algunas huellas bastante particulares, que no se asemejan a negativos sino mas bien a imágenes obtenidas por impresión directa en ella, interesan las regiones frontales, témporo-parietal y occipital. Parecen corresponder heridas sangrientas del cuero cabelludo y de las zonas vecinas, heridas provocadas por la acción de objetos pequeños, finos y puntiagudos dispuestos de tal forma que constituyen un verdadero casco de tortura. Hecho para lastimar y pinchar con puntas dirigidas hacia la piel y el cuero cabelludo pareciendo como si en la cabeza de la víctima hubiesen puesto una corona de espinas.

 

Todos los crucifijos y especialmente todas las pinturas y esculturas que representan a Jesús en la cruz, lo muestran sujeto mediante clavos que le perforan las manos y los pies. Las huellas del sudario muestran con claridad los detalles precisos de la manera como se ejecutó la crucifixión. Los clavos que lo fijaran al brazo horizontal de la cruz, le atravesaron la mano en el lugar exacto que corresponde a su unión con el antebrazo (muñeca).

 

Era así como se crucificaban a los condenados a ese terrible suplicio, en efecto un cuerpo crucificado por el centro de las manos jamás habría podido sostenerse en la cruz, en el examen de las marcas del sudario no permite ver huellas del pulgar pareciera como si este se hubiera encontrado envuelto hacia el interior de la mano. Por que? Simplemente, cuando el clavo atraviesa el espacio blando y los primeros tejidos flácidos de la muñeca, el pulgar se proyecta vivamente hacia adentro, en oposición a los otros dedos de la mano, debido a que el clavo, alcanza el nervio mediano; el sufrimiento provocado por esta brutal agresión genera dolores cuyas intensidades es imposible de imaginar puesto que el nervio mediano es nervio motor y sensitivo.

 

El atroz suplicio de la mano derecha.

 

La fijación de las manos por la muñecas desde la cara interna hacia la externa era simple y habitual en todo verdugo experimentado y así ocurrió con la mano izquierda pero no así con la derecha. El clavo no penetró con el primer martillazo y pareciera que hubiese entrado y salido varias veces antes de fijarse al madero.

 

La causa del deceso en la cruz

 

El sudario tiene huellas que revelan marca de herida en el costado derecho del tórax, ello corresponde a una herida inflingida al cuerpo mediante el golpe de un instrumento agudo y cortante que podría ser una lanza, en esto están de acuerdo todos los científicos que estudiaron este aspecto del manto (doctores Barbet, Judica-Cordiglia).

 

Algunos especialistas consideran que la muerte del crucificado del sudario se produjo por asfixia, esta tiene su explicación en los aspectos físicos y fisiológicos de la crucifixión en si. El deceso se produce por las consecuencias de la posición forzada del cuerpo, el agotamiento físico resultante crea las condiciones para la asfixia.

 

Al estar asegurada la suspensión del cuerpo por los clavos de las muñecas, los músculos del pecho se encontrarían en un estado de tensión extrema, estirados al máximo, manteniendo al cuerpo en una posición de inspiración forzada lo que impediría la expulsión del aire viciado de los pulmones. Para hacerlo tendría que apoyarse (poniéndose rígido) en su único punto de sostén inferior, el clavo que fijaría los pies a la cruz. El sudario atestigua una muerte que el lanzaso solo confirmó.

 

La reserva de la iglesia

 

Con el Sudario ocurrió que en los comienzos de su vida (como reliquia) fue forzosamente auténtico y verdadero para la FE y dudoso o simplemente falso para la razón por muy precaria que haya sido en aquellos tiempos.

 

Hacia mediados del siglo XIV el sudario se encontraba en Lirey donde era exhibido por los señores de Lirey (Godofredo de Charny). La tarea de presentar el santo objeto a las multitudes era ayudado por seis eclesiásticos mandados para estos fines a la iglesia de Lirey, las circunstancias históricas eran muy favorables a la celebridad (fama) adquirida por el sudario, a causa del renovado aumento de fe que caracterizó a esa época.

 

En efecto Europa salía de la terrible peste negra, que redujo a la cuarta parte la población del continente en tan solo cuatro años (1347-1357) , durante estos años se suspendió la exhibición del sudario. La reanudación de la exhibición determinó un gran interés popular por el sudario multitudes extraordinarias acudían plenas de confianza y cargadas de ofrendas. El interés y el dinero fluían hacia la iglesia de nuestra Señora de Lirey, viéndose honrada mas que ninguna otra del reino de Francia.

 

En el Siglo XIV como en nuestros días, ninguna exposición religiosa habría podido hacerse sin la autorización de la iglesia, la cual debió de haber involucrado a sus mas altas autoridades.

 

Esto no podía agradar a todo el mundo; al obispo de Troyes Pedro D=Arcis no le agradó mucho que una modesta iglesia de aldea superara en gloria e ingresos a su hermosa y gran catedral. Así el obispo celoso de sus cercanos vecinos del Lirey, solicitó por escrito la intervención del Papa para poner fin a lo que él consideraba un inadmisible escándalo. Como los verdaderos motivos no cristianos de esa solicitud no podían ser expuestos, Pedro D=Arcis enmascaró sus intenciones tras una explicación de orden teológica e histórico.

 

Godofredo de Charny consiguió que el Papa Clemente dispusiera por escrito autorizar la exhibición del sudario con la expresa condición de que él (Charny) anunciara públicamente que se trataba de una representación, es decir de que el grabado representaba algo y no, que el grabado era algo. Así pues, esta decisión es parte de la historia tan controvertida del sudario, haciendo una impugnación dentro del mismo seno de la iglesia, basada en la afirmación de que el sudario era una pintura, una afirmación lanzada por alguien que ni siquiera se molestó en ver el sudario, basándose exclusivamente en la información brindada por uno de sus predecesores que a su vez fundamento su verdad en la falta de precisión de los evangelios en cuanto al sudario y no en un examen de él.

 

Un solo detalle de la imagen del sudario observado y señalado por primera vez por el Doctor Barbet, es suficiente para refutar toda teoría de falsificación del siglo XIV; se trata de que el clavo de la crucifixión penetró por el espacio de Destot y que al atravesar las primeras capas de esta zona, el pulgar se deforma cambia de posición, se tuerce hacia adentro colocándose en dirección opuesta a los otros 4 dedos de la mano que permanecen ligeramente encurvados. Los pulgares no están representados en ninguna de las manos de la imagen del sudario. Que falsificador con el nivel de información anatómica del siglo XIV habría podido proveer esta reacción?

 

EL SUDARIO Y LAS POSIBILIDADES

 

La ciencia moderna con todo sus recursos experimentó para aclarar el misterio de sudario desde la medicina, fisiología, química, física, electrónica, física nuclear, hasta las matemáticas.

 

Las matemáticas nos brindan el cálculo de probabilidades y en el sudario existe un efecto curioso de azar el cual pone en relieve, de manera extraña algunas particularidades del sudario. La mayor parte de científicos dejan de lado el papel que tiene el azar, tan bueno para desmentir o echar por tierra cierto cuestionamiento de la verdad pudiendo estar a favor de lo que está fuera de lo común las posibilidades del desconocido del sudario sea Jesús el Dios echo hombre de los evangelios. (Le visage de Jesús-Christ et son linceul, escrito por el Jesuita Paul Gail, ingeniero especializado en tecnología industrial). El demostró que la probabilidad de que el Hombre del sudario no era Cristo es 1 en 225 mil millones (datos tomados de la revista Sindon).

 

Los datos matemáticos proporcionados por de Gail nos muestra el siguiente cuadro.

 

Conceptos y grados de probabilidad

(Elaborado solamente sobre siete aspectos característicos del Hombre del Sudario, dejando de lado por ejemplo la flagelación o el garrotazo recibido en pleno rostro)
Grado de probabilidad de que el Hombre del Sudario no sea el Cristo de los evangelios
1E Una vez fallecido, todo ajusticiado era abandonado a los animales de rapiña (aves, fieras merodeadoras) o de lo contrario arrojado a la fosa común. A un ajusticiado cualquiera se lo envolvía preferentemente en su túnica. Al muerto que nos ocupa se lo sepultó en una tumba envuelto en un sudario.

1 contra 3

2E Una vez depositado en el sepulcro, el muerto permanecía en él. Este abandonó su Sudario antes de los tres días.

1 contra 20

3E Es físicamente imposible separar la tela que envuelve un cuerpo de sus heridas, sin destruir aunque solo fuera parcialmente la imagen impresa por la sangre coagulada. Sin embargo fue posible en el presente caso.

1 contra 50

4E Habitualmente se sujetaba a los condenados a la cruz por medio de cuerdas. En este caso se utilizaron clavos.

2 contra 3

5E No se conoce ningún ajusticiado que haya sido previamente coronado de espinas. Por que lo hicieron? Se proclamó rey?

1 contra 1,000

6E Se acostumbraba dar un golpe de gracia para ultimar al condenado rompiéndole al mismo tiempo a mazazos los huesos de las piernas. Este recibió un lanzazo después de su muerte acaecida en la cruz.

1 contra 5

7E No se conoce ningún caso de ajusticiado envuelto en un sudario. El Sudario en cuestión lleva impresa la imagen recalcada del cuerpo, no solo perfecta, sino también realizada a al inversa (ese negativo, de sorprendente nitidez, muestra un rostro que conserva en la muerte una impresionante expresión de dignidad humana).

1 contra 10,000

 

Detallando los cálculos:

 

1/3 x 1/20 x 1/50 x 2/3 x 1/1000 x 1/5 x 1/10,000 = 1/225,000'000,000

 

Esto quiere decir que si en este mundo hubiese existido 225 mil millones de crucificados solo uno de ellos podría haber sido comparado en todo con el Hombre del Sudario.

 

En efecto pareciera como que la imagen de Cristo que nos presentan las escrituras hubiese sido forjada detalle tras detalle siguiendo las revelaciones del sudario, como si hubiese existido primero el sudario y luego según ese Amodelo@ el Cristo de los evangelios@. Pero para semejante inversión del orden de las cosas fuese posible, habría sido necesario que los evangelistas conociesen de antemano (antes de escribir) todo lo que muchos años de investigación científica reveló del sudario de Turín, lo que evidentemente es inconcebible. Esto llama a una reflexión a todos, escépticos y creyentes.

 

La Sangre en el Sudario

 

Antes de este siglo XX se identifican como manchas de sangre todo tinte marrón o marrón grisáceo que mostrara una tela de gran antigüedad. Actualmente la ciencia tiene los medios para reconocer los mas ínfimos rastros de sangre en un tejido, el sudario presentaba este tipo de manchas y fue estudiado por los científicos Giorgio Frache de la universidad de Módena, Eugenia M. Rizzatti, Emilio Mari y Guido Filogamo del Instituto de Anatomía de Turín, y Alberto Zina. Su estudio fue para descubrir sangre y eventualmente la naturaleza de esa sangre en el tejido del lienzo de Turín, se usaron las técnicas mas modernas y todo el proceso desde la elección de la muestra hasta los métodos de análisis empleados. Una vez realizado el examen se llegó a la conclusión de que los resultados eran absolutamente negativos.

 

  • Mediante la aplicación de la física y química no se encontró el menor vestigio de sangre en los hilos de la tela. Ningún rastro de incrustación debido a su penetración microscópicamente no homogénea pudo descubrirse en la fibras del tejido como habría sido normal en la hipótesis de la utilización de algún pigmento mineral lo que excluía una vez mas la alternativa de una pintura.
  • Lo que mas sorprendió a los especialistas fue que después de abrir las fibras (por medio de extrafinas agujas biológicas), en su interior no presentaban el menor vestigio de color, esto demostraba que el color marrón era solo en la superficie exterior de la fibra no habiendo afectado la blancura del interior del hilo, lo cual no debía haberse producido en el caso de tratarse de manchas de sangre, pues esta penetra y colorea la fibra de profundidad.

 

Nada de pintura pero tampoco nada de sangre.

 

Se examinaron en luz ultravioleta (una ampliación de 285 diámetros) y las fibras no presentaron ninguna fluorescencia lo que muestra que no hay presencia de rastros de hemoglobina o derivados. El examen microespectroscópico con procedimientos para destacar la presencia de hemocromogenia un principal colorante de la sangre, resultó también negativo. Un intento de determinar el eventual grupo sanguíneo del Hombre del Sudario resultó también ineficaz.

 

Los doctores John Jackson y Eric Jumper (Profesores de Física y de Ciencias Aeronaúticas, respectivamente, en la Academia de las Fuerzas aéreas de Denver Colorado, y en el Centro de Pasadena -NASA- en Estados Unidos) formaron parte del equipo se la NASA que estudió el Sudario, ellos emplearon una analizadora de imágenes, interpretation systems vp-8 image analyser, y obtuvieron una imagen tridimensional sorprendente por su nitidez y precisión los cuales pusieron en evaluación detalles que habían sido totalmente ignorados del cuerpo y el rostro entre ellos la presencia de ligeros desniveles que sobresalen de manera casi imperceptible en los ojos, como huellas de un delgado objeto redondo que se hubiese posado sobre el párpado, siendo en realidad la impresión dejada por una pequeña moneda, otra confirmación de la autenticidad del sudario de turín; los hebreos tenían la costumbre de colocar sobre los ojos de los difuntos monedas, esto es una segunda confirmación de la edad del sudario. Esta costumbre era muy común al comienzo de la era cristiana y desapareció en el siglo II.

 

Donald Lynn especialista en análisis de imágenes en Jet Propulsión Laboratory (NASA) en equipo con el doctor J. Jackson estudiaron la intensidad espectroscópica de los diversos detalles de la imagen del sudario.

 

Todos los datos obtenidos ya sea que se tratase de las manchas de sangre del rostro o del cuerpo, presentaba un mismo valor de intensidad espectroscópica al tratar de delucidar la forma en que se formó la imagen en la superficie de tejido para que la proyección en todas partes sea de la misma intensidad sin que haya tampoco variaciones de color en el caso de la única sustancia que es la sangre del cuerpo envuelto en el sudario. La ciencia se encontraba de hecho ante un fenómeno real y científicamente mensurable aunque cuando fuese inexplicable todavía un fenómeno que plasmó la imagen no por impresión directa como se creyó durante siglos sino mas bien por una acción a distancia cosa aun mas extraña, esta acción a distancia se plasmó siguiendo direcciones verticales de arriba hacia abajo y de abajo hacia arriba para ambas caras opuestas del cuerpo. Ese mismo cuerpo que habría verosímilmente abandonado el sudario en el mismo instante de un super flash tan imposible como innegable.

 

En la conferencia de Albuquerque (NASA) Marzo 1977 Ray Rogers termoquímico del laboratorio de los Alamos afirmó que hubo una fotolisis relámpago de una duración limitada a un milésimo de segundo. Esta fotolisis debió producirse por la intervención de radiaciones lumínicas de luz. Entoncesel hombre del sudario y Cristo serían una misma y única persona y el destello que desmaterializó al cuerpo imprimiéndolo al mismo tiempo para siempre en las dos caras internas y opuestas del sudario, seria la resurrección corporal idea que sin embargo la razón moderna no quiere aceptar.

 

EL PROBLEMA DEL CARBONO 14

 

Para enfocar la discordia entre este dato (C14) y los otros estudios realizados al manto,

 

tendremos que reflexionar si toda la información encontrada en el manto pudo haber sido prevista por alguien entre 1260 y 1390, fechas que probablemente corresponderían a la fabricación del manto según el resultado de la prueba del método C14, realizada en 1988.

 

Los laboratorios conocedores de las fallos que se producen ocasionalmente en el uso de este método no se atrevieron a asegurar que el manto fuese falso. Muchos investigadores de todo el mundo siguen preguntándose por la discrepancia del C14.

 

El Dr. Garza Valdés investigador del instituto de microbiología de la universidad de San Antonio (Texas) ha podido comprobar experimentalmente con muestras de tela del manto, que sobre ella abunda un compuesto biológico formado por hongos y bacterias que no se pueden eliminar con los tratamientos de limpieza que se aplican en el proceso del carbono 14. La presencia de liquenotelia en el manto seria suficiente para contribuir al falseamiento del resultado.

 

  • El Dr. Dimitri Kouznetsov, premio Lenin de Ciencias y Director del Laboratorio E. A. Sedov de Moscú, realizó un experimento que por su simplicidad tiene enorme trascendencia. Sometió una tela del siglo I datada correctamente con el C14 por los laboratorios de Tucson (uno de los que analizó el manto en 1988) a la reproducción de un incendio como la que sufrió el manto en 1532. Para sorpresa del todos, el mismo laboratorio que la dato por primera vez desconociendo que era la misma tela encontró que esta sin duda era del siglo XIV, en unos días rejuveneció 1300 años.
  • El mismo echo de la impresión por una energía lumínica de origen desconocido, podría alterar el análisis del C14.
  • Los estudios y experimentos que realizaron los miembros del (STURP)

 

Fotografía : visible, infrarrojos, ultravioleta (unas 5000 fotos) vp-8 análisis de imagen ampliación de imagen computarizado, análisis de la función de mapa,. imágenes topográficas, análisis multiespectral, análisis matemáticos de la imagen, rayos x de baja energía; fluorescencia de rayos X. Reflexión espectroscópica: ultravioleta, visible, infrarrojos.

 

Termografía: Microdensímetro, Macroscopía, Microscopía: polarización, fluorescencia, contraste de fase de electrones, Bioesterometría: espectroscopía Raman. Láser de prueba microlasérica.

 

Espectroscopio de dispersión de la energía del electrón. Transmisión espectral microespectrofotométrica. Prueba química húmeda: generación de purpurina fluorescente; hemoglobina CYAN y test de hemocromagen. Proteasa Lysis, Inmunofluorescencia, etc.

 

A todo esto hay que añadir mas de 1000 experimentos químicos para determinar la naturaleza de toda la imagen y de las marcas de sangre así como la textura del lino, marcas de agua, fibras varias, partículas y detritus.

 

Como podemos observar el manto fue grandemente manipulado e irradiado en diferentes estudios previos al año 1988. Si el simple experimento del Dr. Demitri Kouznetsov alteró una tela debidamente comprobada por el carbono 14 en 1300 años, seria mas que lógico que la gran manipulación y las tantas pruebas a las que fue sometido el manto, dé datos errones de su antigüedad.

 

  • En el mes de Abril de 1986 hubo una explosión nuclear en Chernobyl la cual envió millones de curias a la atmósfera, formándose una nube radiactiva contaminando a Europa, y de esa forma al manto y asi alterando todo posible estudio con el C14.
  • Cuando se tiene una pieza arqueológica que ha sido reparada muchos años después de su creación y se quiere realizar un estudio de su antigüedad, del único lugar que no se debe tomar una muestra para este estudio es de la parte reparada, el manto sufrió un incendio en el año 1349 y otro en 1532, casualmente los laboratorios que hicieron la prueba del C14 dieron como fechas probables de la fabricación del manto los años 1260 hasta 1390, sabiéndose históricamente que el manto sufrió dos incendios durante esos períodos.

 

Como vemos hay muchísimas posibilidades de que la prueba del C14 no nos esté dando datos confiables ni exactos en cuanto a la antigüedad del manto.

 

Cabe destacar que al poco tiempo que los laboratorios dieron el resultado de la prueba del C14, en diversos periódicos del mundo salió una noticia: Un grupo de banqueros ingleses, habían donado inmensas cantidades de dinero a dichos laboratorios, por haber abierto los ojos del fanatismo religioso al mundo siendo este sudario de los años 1260-1390, por lo tanto falso.

 

Habríamos de reflexionar si fue esta, una donación inocente o como pago al error cometido en el estudio del Carbono 14.

 

REFLEXIÓN DE ESTE ESTUDIO

 

Con los estudios realizados se ha verificado la autenticidad histórica y el índole no artificial de la imagen en el sudario, ningún científico moderno puede sostener que la imagen haya sido realizada por la simple envoltura de un crucificado. Ningún científico objetivo puede discutir la idea de que ese sudario envolvió el cuerpo de un ajusticiado, pero un cuerpo que se destruyó en una fulguración de luz (energía fotónica) dejando al mismo instante su imagen marcada sobre la superficie de la tela que lo envolvía... Un hombre... Pero quien?

 

Solo hay dos maneras de responder a esta pregunta temida hasta por la propia iglesia, Dios u hombre?. Jesucristo, solo la fe absoluta podría probarlo. El hombre palpable, real, con la misma imagen de su terrible sufrimiento. Un crucificado de hace dos mil años que nos deja una radiofoto (la impresión de su imagen probablemente, con energía lumínica, fotónica que solo se encuentra en el nacimiento de una estrella), en su propio lienzo funerario, un hombre que murió en condicione atroces, un hombre que sigue siendo la expresión (las escrituras al hablar de Jesús lo confirman) de la pasión humana de Cristo.

 

Al conjugar estas dos respuestas nos encontramos con una sola. El hombre-Dios, Jesús de Nazaret el hijo de Dios, y el hijo del hombre, como Dios nos dejó el gran mensaje de la evolución a través de una vida Crística, siendo esta al total servicio de los demás, como hombre el de la humildad, el sacrificio, el perdón y la promesa de su retorno cuando la humanidad haya comprendido y asimilado, el ejemplo de su vida y acciones. Este retorno sería con el cuerpo glorificado que transcendió los planos dimensionales con la resurrección.

 

Juan (XX 11-17) María estaba llorando y vio a dos ángeles de blanco, ellos le dijeron Mujer porque lloras, ellas les respondió, Porque se han llevado a mi Señor y no se donde lo han puesto. Al decir esto retrocedió y vio a Jesús de pie, pero no lo reconoció. Jesús le dijo, María entonces ella le dijo Rabboni que en hebreo significa Maestro mío y Jesús le dijo, No me toques

 

El domingo muy de madrugada estando el cadáver de Jesús en la loza sepulcral , los cuerpos sutiles que todavía permanecían unidos al cuerpo físico inician una reacción en cadena (movimiento) comenzando en las partículas subatómicas para luego ser a nivel atómico siguiendo a niveles moleculares, haciendo que este cuerpo pase rápidamente la velocidad del sonido, produciéndose un estampido el cual hace que la piedra que cubría el sepulcro se moviese de su sitio. Seguidamente este movimiento pasa la velocidad de la luz produciéndose un flash de energía lumínica la cual impregna la imagen del cuerpo en la túnica. El cuerpo físico al llegar a esta velocidad (luz) pasa al hiperespacio a través de planos dimensionales produciéndose asi un cuerpo glorificado, es decir un cuerpo multidimensional. Todo este proceso pudo haberse llevado a cabo en un milésimo de segundo es por eso que este cuerpo glorificado no es reconocido primero por las mujeres y luego por los apóstoles y allegados que tuvieron la oportunidad de verlo después de la resurrección (Juan XX 11-19) (Lucas XXIV 15-41).

 

En la mañana del Domingo cuando María Magdalena quiere tocar a Jesús y Él le dice que no, talves seria para evitar que ella sufriera daño alguno por las energías de alta frecuencia que tenía el cuerpo glorificado después de la resurrección.

 

El cuerpo glorificado o multidimensional de Jesús no tenía límite en el plano físico como cuentan los evangelios, pasando a través de las paredes sin ninguna dificultad.

 

Solo nos resta dar gracias a la ciencia en sus diferentes manifestaciones por habernos descifrado el mensaje que nos dejó el Hijo del Hombre hace 2000 años y habernos permitido recobrar el Rostro de Jesucristodel cual con mucho amor le hacemos llegar una copia.

 

INVITACIÓN A UN TRABAJO GLOBAL

 

A través de sugerencias e invitaciones recibidas por comunicaciones de múltiples antenas, nuestros hermanos mayores nos plantean un trabajo en conjunto a nivel mundial, en el cual se estarian trabajando conscientemente las energías (cósmicas, geomagnéticas y energías humanas), con las cuales se interactuaría el tiempo-espacio para crear una gran reacción en cadena de armonía y definición hacia la luz. Este trabajo seria en donde nos encontremos durante la fecha fijada (Semana Santa, 1-4 Abril de 1999). Los dos primeros días se utilizarían para armonizarnos en todos nuestros cuerpos (7) y poder estar conscientes de nuestro potencial (psíquico-mental-espiritual), y todo el amor que es capaz de expresar nuestro ser, trabajando con ello para que restablezca la armonía y la evolución de nuestra Madre Tierra y la Humanidad. El día Sábado a las 3 a.m. (hora local) se iniciara el trabajo que unirá en simultáneo a todos los seres humanos que asumiendo una actitud consciente y con toda la fuerza del amor estarian creando las energías necesarias para ayudar al nacimiento de una nueva humanidad, una humanidad cuyos pilares sean el amor y las leyes cósmicas de evolución.

 

Los trabajos a realizarse este día:

 

  • Cadena de armonización e irradiación planetaria.
  • Creación de una red energética alrededor el planeta creando un escudo reflector. Este estaría formado de energías: cósmica (energía blanca brillante), geomagnética (energía azul brillante), energía de amor (energía rosada brillante), energía lumínica de los centros de poder energía dorada).
  • Sembrado de cristales de luz en los lugares álgidos planetarios.

 

Este trabajo deberá continuar por 24 horas hasta el domingo 3 a.m., en el siguiente número les compartiremos mas información y las pautas necesarias.

 

Invitación al encuentro

 

Invitamos a todos los hermanos que sientan en lo mas profundo de su ser el realizar este trabajo espiritual, a el encuentro que se realizará los días de Semana Santa (1-4 de Abril de 1999) en el condado de Shasta, California, el cual será completamente gratuito.

 

Para mas información pueden comunicarse con nosotros por correo electrónico: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Despidiéndonos, recordamos que como servidores de la luz es nuestra obligación y responsabilidad irradiar la verdad y lo que ella trae consigo, en todo lugar en donde realicemos nuestras vidas. Es nuestro privilegio servir desinteresadamente en donde seamos necesarios y ser ejemplos vivientes y conscientes de lo que en esencia somos, chispas cósmicas divinas.

 

Estén con ustedes las bendiciones del Profundo Amor Crístico iluminando vuestros corazones e irradiando vuestro alrededor.

 

Fraternalmente

 

Unidos en el Contacto

Copia de Autor 1974-2020. Misión Humanidad / Misión Rama.

Jesus