Camino al Infinito
Segunda Parte

Evolución Mental

Dolphin

I) Alquimia Mental: Discernimiento y polarización

La inmensidad del Universo en toda su grandeza no es más que la manifestación densa del pensamiento de la mente universal, Dios, el descenso a la materia de la Eterna Ideación.

Así como el padre, son en vosotros sus hijos, la mente el poder más grande sobre la tierra.

Buscad entonces el dominio de la mente, y no habrá para vosotros nada imposible en este mundo, más vuestro esfuerzo ha de ser tan grande como lo es el fruto.

Empezad por saber que no sois vosotros vuestra mente. Ella es del espíritu instrumento, con el que se manifiesta en el plano denso, a través del cuerpo vuestro templo.

Es el espíritu quien domina la mente, con la VOLUNTAD, que es la fuerza del Espíritu, la Fuerza que mueve al Universo.

Así buscad primero la SERENIDAD DEL ESPÍRITU, para alcanzar después el Dominio de la Mente. Voluntad, Amor y sabiduría, son las tres manifestaciones del Creador en vosotros. Ellas son las grandes Fuerzas que ha de usar el Hombre para transmutarse a sí mismo en el camino de la Evolución.

Así, para alcanzar la Serenidad del Espíritu, la que ha de conducir a la maestría de vosotros mismos, habréis de vencer todo aquello que se oponga a la libre manifestación de estas tres fuerzas del Creador en el hombre.

Cara

Habréis de vencer la SEPARATIVIDAD O EGOICIDAD, aquello opuesto al AMOR, que es la identificación e integración de todo cuanto existen, con el SERVICIO Y LA ENTREGA A LOS DEMAS, meditando en vuestra esencia, que es la misma de todo cuanto nos rodea, pues una sola es la fuente de todo lo creado, para despertar así en vosotros la CONCIENCIA COSMICA que ha de integrarnos con el universo, y para comprender el verdadero significado del AMOR.

Habréis de vencer la IGNORANCIA, aquello opuesto a la SABIDURÍA, con el DISCERNIMIENTO, que es la voz del Pensador de vosotros, buscando el CONOCIMIENTO VERDADERO que libera al hombre, cuando es trasmutado en sabiduría con el DISCERNIMIENTO y la ACCION.

Meditando en lo ignorado, buscando la VERDAD, para escuchar entonces al Maestro que en vosotros mora, escuchad la Voz de la Sabiduría Interna, la que os dará el conocimiento verdadero, porque la VERDAD mora en vuestro templo, en el Templo de la Sabiduría del Espíritu.

Habréis de vencer finalmente la PASION, aquello opuesto a la VOLUNTAD.

La Pasión, que bajo las múltiples facetas del sentimiento humano os hace sus esclavos, y de ellos sois juguetes, como las hojas secas que la brisa lleva de un lugar a otro. Habréis de vencerla con la POLARIZACION, que trasmuta lo negativo en positivo, bajo la ley de los Pares Opuestos, erradicando y sublimando lo uno, afirmando y fortaleciendo lo otro.

Sed como los niños, que no dan cabida en su pecho a las pasiones, porque el niño, cuando se hace hombre, deja de lado las cosas de niño.

Ser como un niño no significa pensar o actuar como niño, más si es un verdadero hombre, conserva la PUREZA en su corazón.

Ser como un niño es ser puro de mente y de corazón, es tener la mente libre de dogmas y prejuicios, abierta a la luz de la verdad. Es mirar a la mujer sin lascivias secretas en el corazón.

Ser como niño es no perder nunca la esperanza, volviendo a nacer con ella cada nuevo día, en una constante renovación de sí mismo.

Ser como niño es amar las cosas, es amar la vida, la alegría, es tener el corazón libre de cadenas, para volar en alas de la fantasía hacia mundos en donde no existe la maldad.

Ser como niño, es SER PURO EN PENSAMIENTO, PALABRA Y OBRA, ellos no saben del odio que destruye, ni de la soberbia que desune. Ellos no saben de la envidia que corroe el alma, ni del egoísmo que empobrece el espíritu.

Ellos no conocen la maldad que degrada al hombre, ni de la ambición que lo esclaviza y enceguece.

Polaridad
Poned AMOR allí donde existan la maldad y el odio, devolviendo bien por mal, y con bondad a la maldad.

Sed humildes con el soberbio, como lo es el sabio ante el que ignora, y sedlo aún más con los que son humildes, para aprender de ellos.

Sed generosos con el egoísta, y le enseñaréis con hechos, ayudad a la realización de aquello que envidiáis, y así el bien ajeno será vuestra alegría, porque sabréis que lleva algo vuestro, y será entonces vuestra felicidad buscar la de aquellos que os rodean.

Haced resplandecer la luz de la Verdad, allí donde reinan las sombras de la ignorancia y el error, no solo con palabras, sino viviéndola.

POLARIZAD SIEMPRE, hacedlo aún cuando no lo sintáis plenamente, porque cada vez que así lo hagáis, iréis profundizando el surco en vuestro espíritu, y la semilla ha de dar su fruto.

Entonces la vibración será ya vuestra, y ella persistirá a la muerte, porque está grabada en el espíritu. Podréis entonces despertar la misma vibración en aquellos que os rodean, porque sólo puede enseñarse el camino que se ha recorrido. Y así, cuando hayáis realizado la Alquimia de la Mente, y alcanzando la Serenidad del Espíritu, la que os conducirá a la Maestría de vosotros mismos, usaréis también la magia del aliento, como complemento de la del Espíritu.

Respiración, Concentración y Meditación
Respirando sabiamente como enseñan los Maestros, lentamente, profundamente, siguiendo el ritmo de vuestro corazón, inhalando en seis palpitaciones, reteniendo en tres y exhalando en seis, esperando tres para empezar de nuevo.

recepción

Siete veces siete respiraciones, y cesarán por sí mismas las dispersiones de la mente, así alcanzaréis el estado para la concentración, la llave que abrirá todas las puertas de la mente.

Porque así como los rayos del sol encienden fuego concentrado por la lente, así los rayos de la mente concentrados por la Voluntad despiertan el Poder, en lo correcto y lo abstracto, en lo externo y lo interno.

Y una vez alcanzada la Concentración, tendréis acceso a la Meditación.

Meditaréis en los valores y las virtudes, en todo aquello que enriquece al Espíritu, meditaréis en vosotros mismos, en vuestra Esencia Eterna y Divina, perfecta e inmutable, que no es sino la concentración en las cosas del Espíritu, y llegaréis así a la Identificación con el PADRE UNIVERSAL. Entonces haréis de vuestras vidas, una obra dedicada a la realización de su voluntad, con cada uno de vuestros pensamientos, cada una de vuestras palabras, cada una de vuestras obras.

II) Conocimiento: Realización del Conocimiento Verdadero

Buscad el Conocimiento verdadero, aquel que preservan los Maestros para aquellos que buscan el Sendero.

Buscad el Conocimiento que ennoblece el pensamiento y enriquece vuestra vida, aquel que os libera de la oscuridad de la ignorancia, y eleva al hombre hacia una comprensión más clara y luminosa de su propia esencia, y de aquella del Universo.

Buscad con el Discernimiento y la Intuición, que son los Caminos que conducen a la verdad, y extraer así la esencia del Conocimiento, esencia que es Sabiduría, Luz que brilla en el templo Interior del Alma. El Conocimiento Verdadero os Hablará del Sendero, de los Maestros y la Hermandad Blanca, del Cristo Cósmico y del TODO CREADOR.

Conocimiento

El Conocimiento Verdadero os hará comprender el Sentido de vuestra Existencia y el de la Creación, os hará conocer vuestra naturaleza y vuestra esencia, y los Misterios del Universo, con la comprensión de vuestro propio misterio.

El Conocimiento os enseñará a encauzar mejor vuestros esfuerzos en el Camino de la Evolución, para que ellos no se pierdan en el vacío, como golpes que se dan en la oscuridad.

Para que vuestros pasos sean firmes en el Sendero, y no el andar vacilante del ciego que ignora. El Conocimiento os hará conocer las Leyes que gobiernan al Universo y al hombre, para que utilicéis su Fuerza en vuestra elevación.

El Conocimiento no se da de su Esencia si es letra muerta, o tan sólo erudición intelectual, el Conocimiento vive y se transforma en la Fuerza cuando es realizado en la ACCION, e ilumina el Sendero cuando vive con él, y en él.

Y entonces llega a ser su Esencia la Verdad, aquella Luz que destruye las sombras para siempre, y hace libre al hombre, y lo eleva cada vez más cerca de su CREADOR.

Para que él conozca su Origen, y su destino, y el porqué de la Creación, así, la Verdad es la Esencia del Conocimiento Verdadero, de aquel que es experiencia en su Realización.

Transmutando con la Alquimia Creadora de la ACCION, bajo la luz del Discernimiento y la Intuición.

III) Poderes: Visualizaciones

La Imaginación es el poder creador de la Mente, ella es quien crea una visualización mental, una forma de pensamiento hecha de materia mental.

Podéis vitalizar la imagen con la Fuerza de Voluntad, para que ella viva y lleve en sí la Fuerza, y proyecte sus vibraciones en el Plano Denso.

Si la vibración es clara, tiene la Fuerza, la imagen de lo abstracto ha de cristalizar en hechos.

Los pensamientos nacen en la mente antes de manifestarse en Obras bajo el imperio de la Voluntad para que ellas cobren vida, son un poderoso medio del dominio de los acontecimientos, de las circunstancias y del propio Destino.

Facultades Cuando se ha realizado la Alquimia de la Mente, y también la del Espíritu, despiertan en el hombre dormidas facultades, y una nueva sensibilidad le abre las puertas a desconocidos mundos, y él puede ver entonces más allá de sus ojos, y oír más allá de sus oídos.

El puede ir más allá de la distancia, y comprender más allá de sus sentidos, más este despertar ocurre solo cuando ha llegado su momento, bajo los ojos vigilantes del Maestro, para que este despertar no sea instrumento de maldad, sino entregado al Servicio del Bien y la Verdad.

Él orienta al hombre en el uso de sus facultades, aquellas despertadas por el trabajo espiritual, como el fruto que cae por su propio peso.

 

Comentarios de la enseñanza: Alquimia Mental

Planeta

 

El Poder de la Mente no es más que su capacidad de manifestar la Fuerza del Espíritu, que es la VOLUNTAD. Ella es la verdadera Fuerza que mueve al Universo, y ella es la que actúa en el Poder de la Mente. De aquí la enseñanza. Si bien el control mental pude lograrse con la respiración y Concentración simplemente, los resultados son en muchos casos superiores, cuando son fruto de la Evolución Espiritual, cuando se realiza primero la maestría de sí mismo, la Serenidad del Espíritu, como enseñan los maestros.

Son poderosas armas en la Alquimia de la Mente el Discernimiento y la Polarización, como parte del proceso que conduce a la serenidad del Espíritu.

El discernimiento es la Primera Cualidad que piden los Maestros a aquellos que aspiran al Sendero, y la Polarización, que implica el ritmo, es una de las Leyes fundamentales que rigen la creación, manifestada en la ley de los Pares Opuestos, y en la naturaleza Binaria de todas las cosas.

Estas leyes que son fuerzas Naturales, son aquí aplicadas de una manera práctica en el control mental y la purificación de la Conducta, oponiendo una Fuerza contraria positiva a una negativa, para sublimarla o trasmutarla en el Polo Opuesto.

En la Ley de Polarización, además del ritmo, va implícita la Ley de vibración, en la que lo Semejante atrae a lo Semejante, y es el Fundamento de la Enseñanza: “Pensad Bien y vuestras Obras serán buenas; pensad Mal, y obraréis mal. Pues se obra así como se piensa, y así como pensáis, sois”.

La mente pude renovarse, pues ella está formada por la Vibraciones mentales de los pensamientos. Así como la mente se modifica constantemente por el pensar presente, va trazando las líneas de la fuerza del pensar futuro. El pensar de hoy, es fruto del ayer y semilla del pensar futuro.

Cada pensamiento es una semilla que da su fruto con el tiempo, y según lo que el hombre siembra ahora, cosechará mañana. Así, según la Polarización buena o mala de sus pensamientos, se atrae el hombre influencias y fuerzas de la misma naturaleza, siendo él mismo el causante y responsable de su suerte, y de las condiciones que lo rodean en la vida diaria, además de los condicionamientos kármicos que lo acompañan.

El hombre es pues, forjador de su destino. Y su vida está en gran parte determinada e influenciada por las líneas de fuerza que él va proyectando con sus pensamientos y acciones; y las acciones no son sino el descenso a la materia de una vibración mental, la cristalización de un pensamiento concebido antes de la acción. Es en la mente donde se encuentra la clave del desarrollo humano, el poder más grande que posee el hombre.

Y es porque ella es el instrumento del Espíritu, la manifestación de la FUERZA DE VOLUNTAD.

Conocimiento
El conocimiento verdadero es el patrimonio de la humanidad, preservado a lo largo de su Evolución por los Maestros de la Hermandad Blanca, y transmitido al hombre en determinadas etapas de su evolución, recibiendo él así la luz necesaria para iluminar su Camino.

Llave

Solo aquél sincero Buscador de la verdad puede llegar a ella, con la pureza de intención y verdadero deseo de saber, para vivir. Él será guiado por los Maestros del Sendero, hasta las Fuentes del Conocimiento Oculto. En su búsqueda de la Verdad, encuentra el hombre diversas fuentes de información y conocimientos, y esta heterogénea variedad lo confunde y desorienta, antes que iluminar su entendimiento.

El ha de emplear entonces el método de la analogía, que es el mejor sistema reconocido en la búsqueda de la Verdad. Comparando, estableciendo relaciones y analogías, con el Discernimiento y el Análisis Intuitivo.

Así, el estudio comparado de las religiones le hace ver su similar Esencia, y el Conocimiento de la Hermandad Blanca, le corrobora que todas ellas tienen un mismo origen, y emanan de una sola fuente. Esta comprensión lo lleva a un criterio universalista, que lo hermana con todos los hombres de la tierra, desechando inútilmente barreras y prejuicios, que carecen de sentido para aquél que sabe.

El conocimiento de las Leyes Universales que gobiernan la Creación, le permite también usar la Fuerza que mueve al Universo, en su propia Evolución, y sus pasos más firmes y seguros en el Sendero, porque conoce el terreno que pisa y porque sabe que la fuerza lo acompaña.

Él está encauzado en la Gran Corriente de Vida que emana del TODO CREADOR, y para él los obstáculos dejan de ser. Esta Fe en la Fuerza nacida del Conocimiento, puede llevar al hombre hacia horizontes sin límites, más allá de sus posibilidades humanas, más allá del Espacio y del Tiempo, hacia el INFINITO.

Visualizaciones
La interacción mental es aún más fuerte que la física. Al relacionarse dos personas, cada una de ellas influenciada por las vibraciones mentales de la otra, y genera una respuesta vibratoria a esa influencia invisible. Esto constituye, conjuntamente con las vibraciones áuricas, ese algo indefinible que nos aleja o nos acerca a las personas que nos rodean.

Planta

Siendo la visualización una imagen de materia mental, formada por ondas de naturaleza electromagnética, sus vibraciones tienden a atraer a otras de naturaleza similar, siguiendo la Ley de Vibración; así, la respuesta obtenida a la emisión de determinadas ondas mentales, es de la misma naturaleza de ellas. De aquí que el poder práctico de la visualización definida y vigorosa, que atrae las condiciones físicas y mentales circunstanciales para su cristalización en un hecho concreto.

Es una imagen la que ha de brotar en tu mente, cuando se busca hacer realidad un pensamiento o un plan proyectado, cobrando vida con la fuerza de la mente. Pero no sólo formarla, sino vivirla creándola con determinadas acciones mentales, de tal manera que tu pensamiento proyecte su energía creadora manifestada en líneas de fuerza, las que determinarán su densificación en el plano físico de la realidad objetiva, en una réplica tanto más exacta cuanto más perfecta e intensa sea allí en el plano de tus pensamientos.

Cuando la mente del hombre ha logrado esto, él puede conseguir que sus pensamientos e ideas se plasmen tal y como él lo desea, en acciones concretas que no son sino consecuencia de su anterior visualización en la materia mental. Y esto no es mas que el efecto manifestado de la causa creadora. Es así como él Creador da forma y vida al Universo, visualizándolo en su Mente, y le da movimiento con la Fuerza de su Voluntad. Si en algún instante él dejara de ejercer su Voluntad, él universo entero se desintegraría en pensamiento.

Poderes
La Concentración y la Meditación conducen con el tiempo, a experiencias más sutiles en los Planos Superiores, y van desarrollando paulatinamente los poderes extrasensoriales.

Cuando el hombre ha alcanzado un determinado grado de desarrollo mental y espiritual, despierta en sí mismas nuevas facultades.

El hombre ha de buscar no sólo el desarrollo mental sino esencialmente el del espíritu, porque de otro modo aquello que debiera ser instrumento para el servicio a los demás, podría serlo para fines equivocados, que son obstáculos en el Camino Espiritual.

Así, los poderes son el fruto madurado por la propia Evolución espiritual, como parte de todo aquello que llega por añadidura, cuando el hombre se eleva sobre su naturaleza inferior.

Cuando el hombre necesita de sus poderes para su mejor desenvolvimiento evolutivo, y no antes, a de suceder su paulatino despertar, bajo los ojos vigilantes de aquél que cuida de sus pasos, y los guía por el camino recto, sin ser él consiente de esa fuerza orientadora que cuida de su progreso espiritual.

Una vez alcanzado el control mental, lo que implica el desenvolvimiento espiritual, que es la base firme del despertar de las facultades en el hombre, podrá él incursionar en el uso de sus poderes, que empiezan ya a manifestarse en esta raza precursora de una Nueva Era, y hará de ellos buen uso, iluminando su entendimiento por la Sabiduría del Espíritu.

Evolucion Espiritual

Meditacion

I) Armonización: De cuerpo, mente y espíritu

Buscad la paz en cuerpo, mente y espíritu, y estaréis así en paz con vuestros semejantes y con Dios. Buscadla constantemente, en cada momento de la jornada diaria, sin permitir que nada turbe vuestro empeño, y si así sucediera, empezad de nuevo con perseverancia, para que ella eche raíces, y llegue a ser parte de vuestra naturaleza.

Mirad como retoza, como duerme un niño, y aprended la lección de la Armonía.

Liberad vuestro cuerpo de tensiones, el estado del cuerpo induce al de la mente, y el estado de la mente induce al del cuerpo. Relajáis, respirad en tranquila serenidad, y mantened tal estado en todo momento, y aún más cuando las circunstancias puedan desequilibrar vuestra armonía.

La fuerza del aliento dará paz a vuestro cuerpo, si es profundo y lento, y sigue el ritmo de vuestro corazón, y la voluntad dará la paz a vuestra mente, polarizando vuestros pensamientos, de tal manera que ellos sigan el ritmo que oscila hacia el lado bueno de las cosas.

Sed como niños. Ellos no envenenan su mente con las pasiones que destruyen la armonía, polarizad cuando ellas se agiten, utilizando la Fuerza de la polarización manifiesta en el universo, y dominaréis las emociones con la mente. Hacedlo siempre y en todo momento de la jornada, en un constante mejoramiento de vosotros mismos, en pensamiento, palabra y obra.

Seguid el ritmo y la Polarización del Universo, en los seres y las cosas que os rodean, hasta que llegue la Armonía y la Paz sea con vosotros.

II) Conocimiento de si mismo: Al comenzar un nuevo día

Despertar

Cuando la aurora llegue y comience un nuevo día, buscad un momento de paz para escuchar a vuestra Alma. Profundizad en vosotros mismos hasta donde ella mora, y escuchadla, captad su vibración primera, la más bella melodía que interpreta el Alma. Allí en lo profundo de vosotros mismos solo existen Voluntad, Amor y Sabiduría. Allí solo encontraréis lo bueno y lo perfecto, y eso es lo que sois en vuestra esencia.

Tomad lo mejor de lo que allí palpita, lo mejor de vosotros mismos, y volved para empezar con ello el nuevo día. Entonces serán tres veces bueno porque el hoy los frutos que trae cada día, pues llevarán la savia pura de vuestra mejor esencia. Así, buscad en cada día la esencia buena, que atesora vuestro espíritu, allí en lo más profundo de vosotros mismos, y sazonad con ella vuestros frutos, y vive este día como el mejor de tu vida.

Concentra todas tus energías, en vivir intensamente estas pocas horas que tienes por delante, desde que la Aurora té despierta, hasta que el descanso reparador te llama.

Olvida el ayer y deja el mañana para su momento, olvida tus errores pero recuerda la experiencia, y si has de recordar, recuerda solo cosas buenas que iluminen este día, porque es necio llevar a cuestas hoy, la carga del ayer.

Vive plenamente este día, porque el hoy es el más hermoso don que tienes, porque la vida es un Eterno Presente, y haz de cada día tuyo oración a la Vida, al Amor, a la Alegría. Un Himno al TODO CREADOR.

En la jornada
Cuando estés en la jornada de la vida diaria, sé CONCIENTE, Caminante, de cada uno de tus pasos, al transitar por los caminos que trae cada día.

Noche

Escucha en cada momento de la jornada diaria, la Voz del Ser interno Consciente, que te habla en cada latido de tu corazón, en cada mirada tuya, en cada sonido. Ella susurra en el aire que respiras, y habla a tus oídos en todo cuanto te rodea, escuchadla en medio del tumulto y la agitación de la vida diaria; nunca te olvides de ella.

Ella es fuente de Sabiduría y de Fuerza, y solo te pide que escuches un instante cada día, ten los oídos siempre atentos a la Voz de la Sabiduría Interna, y abierto el corazón a la reflexión profunda. El hombre vive en pensamiento, palabra y obra, dale entonces un porqué a cada uno de tus pensamientos, a cada una de tus palabras, a cada una de tus obras. Que ellos sean fruto de tu Voluntad, y lleven la savia de tu Conciencia.

Tú no eres la piedra inerte que yace en el camino, ni las hojas secas que arrastra el viento, tú eres libre, pues tu Voluntad te guía. La Vida es una constante oportunidad de ser mejores, en las pequeñas cosas, en el trato con vuestros semejantes, en vuestros pensamientos, en vuestras palabras, en vuestras obras, en la lucha por la vida.

En cada momento de la jornada diaria, Caminante, sé Consciente de tus pasos.

Al final de la jornada
Y al final de la jornada, cuando el día ha terminado y busquéis descanso para el cuerpo, dedicad unos momentos de vuestro tiempo, para examinar vuestra conciencia.

Revivid en vuestra mente lo vivido en el día que termina, lo bueno y lo malo de lo que habéis hecho, vuestros pensamientos, vuestras palabras, vuestras obras. Al valorar vuestros actos, pensamientos y palabras, no lo hagáis en el fiel de la balanza humana. Id al juez que en vosotros mora, aquél que es, conoce y lo sabe todo de vosotros y él os dará la sentencia justa y sabia, con la voz de la Conciencia que habla al corazón, aquella que hablará por vosotros al final de la jornada.

Y no os lamentéis del mal que podáis haber hecho, porque eso destruye, más aprended sí, y enmendad vuestros errores, así vuestra experiencia crecerá y los errores cometidos no volverán a serlo.

No es error caer en falta, sino el volver a caer en ella, repetidas veces, porque entonces no podéis ya decir que ignorabais, y aún mayor error es no saber ya, decidir levantarse cuando se ha caído, porque eso es cobardía. Así, no lamentéis vuestros errores, y empezad de nuevo, porque la vida es un Eterno comienzo. Al final de un horizonte siempre hay otro nuevo, y donde termina un camino empieza otro.

Y extraed lo mejor de lo bueno que habéis hecho, para guardarlo como un tesoro en vuestro corazón, acumulad allí tales tesoros, y seréis ricos, y nadie podrá quitaros tal riqueza, ni aún la muerte que destruye la materia, porque esa riqueza es del Espíritu, y está allí donde estéis vosotros. Y en verdad, es la única riqueza que podéis llevaros de este mundo.

No atesoréis pues riquezas en vuestras arcas de oro, porque no habrá de mirar allí el padre a la hora de las Cuentas, sino en las arcas del Alma.

Analizad la obra de cada día vuestro, y aprended de ella, y conoceréis así un poco de vuestra naturaleza, y llegaréis al conocimiento de vosotros mismos. Y así cada día vuestro, HOY será mejor que vuestro AYER, y menos que vuestro MAÑANA.

Y si en verdad sois sinceros con vosotros mismos, cada día seréis mejores de lo que sois. Vuestra vida es como un lienzo en el que grabáis vuestras obras, trazáis líneas y creáis colores y matices con vuestros pensamientos, palabras y obras, y cada uno de ellos deja su huella en el Libro de la Vida.

Y al final de la jornada, cuando termine vuestro paso por la tierra, os detendréis en el umbral del Mundo a contemplar vuestra obra, y veréis reflejada en ella todo cuanto hicisteis.

Vuestros más recónditos pensamientos, vuestras más silenciosas palabras, vuestros más nimios actos, habrán dejado su huella en el libro de la Vida. Ved que habéis puesto, y habréis de poner en vuestro lienzo, porque de todo eso seréis vosotros mismos los jueces.

Y no hay en verdad juez más severo, que el hombre cuando se juzga a sí mismo, ni peor infierno que aquel creado por su Conciencia. Porque el Padre nos ama por encima de todo, pero el hombre no conoce el Perdón Divino.

III) Alquimia Espiritual: Meditación y realización

En la transmutación de vuestro Espíritu, es la Meditación, la Alquimia que necesitáis. Al conjuro de su magia os transportaréis a maravillosos mundos, donde solo reina la VERDAD, lo Eterno e inmutable, lo Perfecto y Puro.

Silencio

Buscad la Soledad y el Silencio, serena vuestro cuerpo denso con la Fuerza del Aliento, respirando con el ritmo de vuestro corazón, lenta y profundamente, hasta que cesen las modificaciones de la mente, y entonces concentra vuestra atención.

Liberad vuestro Espíritu, dejadlo ser libre por unos instantes, y como el ave a la que se abren las puertas de su prisión, emprenderá gozoso el raudo vuelo hacia las sutiles dimensiones de su origen. Romped las cadenas que os atan a vuestro cuerpo denso, olvidando el cuerpo y todo cuanto os rodea.

Centrad la Voluntad, trascended el cuerpo y la mente, hasta quedaros solos con vosotros mismos, hasta que todo sea solo CONCIENCIA PURA, hasta que permanezca solo el Ser Eterno.

Liberáis. Liberáis como quien se despoja de pesadas vestiduras, y se siente libre y ligero como el viento. Libres para transportaos a niveles superiores de conciencia, hacia sutiles dimensiones donde solo o hermoso y puro puede existir, donde todo es verdadero, donde reinan la Paz y la Serenidad. Concentráos. Fijad la mente en algo elevado, en aquello que amáis y representa lo mejor para vosotros. Meditad en aquello. Profundizad en su significado, en su esencia.

Identificáos plenamente con el objeto de vuestra meditación, hasta ser UNO con él, sin que nada os separe. Entonces lo comprenderéis, lo conoceréis realmente, porque sois con ello un solo ser. Meditad en vuestra esencia, que es la misma del Universo que os rodea, lo más pequeño y lo más grandioso son lo mismo en Esencia, pues fueron creados de la misma sustancia.

La gota de agua es igual al mar en esencia, en vosotros yace la Divinidad misma. Como la gota en el mar, vuestra Esencia es Divina, y se expande buscando su real Dimensión. Id a la Fuente de Luz y Sabiduría que fluye incesantemente en el Templo del Espíritu, y bebed de ella. Id a los Maestros que os aman y esperan por vosotros, y aprended de ellos.

Pedid y se os dará, pedid la Verdad, y escuchad entonces las palabras que los labios de la Sabiduría tienen para cada uno de vosotros. Son las palabras que necesitáis y podéis comprender, porque ellos saben de aquello que necesitáis y podéis recibir, porque os conocen bien, aún mejor de lo que os conocéis vosotros mismos. Escuchad y aprended, y entonces REALIZAD LO APRENDIDO, transmutando en Sabiduría el conocimiento, llevando a la acción la enseñanza recibida, para que ella no sea letra muerta, o palabras huecas que no dejan huella en el Libro de la Vida.

Porque la Meditación sin la realización en lo meditado, es como un árbol sin

frutos, como la higuera seca por cuyo tronco no corre la savia de la Vida. Aún el sueño más hermoso deja de ser sueño si no se hace realidad, y ning

ún propósito es bueno si no va seguido de la acción. De nada os servirá meditar en la VERDAD, si continuáis mintiendo, sin vivir de acuerdo a lo que creéis.

De nada os servirá meditar en el AMOR, si seguís odiando, y no dais un poco de vosotros mismos a los que os rodean.

Y de nada os servirá meditar en la VOLUNTAD, si continuáis cayendo en las pequeñas cosas, y no hacéis nada por vencer vuestras debilidades, ni trabajáis por mejoraos a vosotros mismos.

De nada sirve buscar a los Maestros si no seguís sus enseñanzas, y en verdad ellos no han de dar su sustancia a aquellos que no saben preservarla. Porque no se tiran perlas a los cerdos.

Meditad para después realizar lo meditado. Esta es la Alquimia del Espíritu, entonces podréis buscar al Maestro que en vosotros mora, aquel que guía siempre vuestros pasos, aquel que os habla al corazón, y susurra a vuestros oídos, aquel que ve en la niña de vuestros ojos, y aliento en vuestro aliento.

Buscaréis a aquel que sois Vosotros Mismos, el CRISTO INTERNO que sostiene vuestra esencia, Aquél, perfecto e Inmutable, como el PADRE CREADOR. Él busca estar en vosotros, abridle las puertas de vuestro corazón, para que su luz inunde los rincones más profundos de vuestra Alma, y las sombras huyan para siempre.

Y la Luz se haga cada vez mayor en vuestras Almas, tornándose vuestras Vestiduras Blancas, y seréis entonces vuestro propio Maestro, vuestro propio Guardián en el Camino de la Vida".

 

Comentarios de la enseñanza: Evolución Espiritual

Armonización
En la Armonización del Cuerpo Denso, la clave es la respiración profunda y ritmada con los latidos del corazón. Al seguir el ritmo de sus palpitaciones, se identifica el hombre con el ritmo vital de la Naturaleza, que actúa en su ciclo biológico, y esta paridad con el ritmo mismo del Universo, lo armoniza con la Fuerza que lo mueve, y sostiene su propia esencia.

Armonia

Cuando se está concentrado, la respiración por sí sola se hace lenta y profunda. El proceso es también reversible: la respiración rítmica y profunda relaja el cuerpo y apacigua la mente, cesando por sí mismas sus modificaciones, lo que conduce al estado de Concentración.

Con la magia del aliento, puede el hombre mantener un estado de tranquila serenidad y control de sí mismo, si además armoniza su mente con la polarización positiva de sus pensamientos.

Conocimiento de sí mismo
Al comenzar cada día, ha de tomar el hombre lo mejor de sí mismo para empezar con ello la jornada; sus virtudes, sus mejores triunfos, sus mejores momentos; olvidando los errores y fracasos pero conservando su experiencia.

Él ha de profundizar en sí mismo para comprender que su verdadera naturaleza es perfecta e inmutable, y que solamente lo bueno y positivo es verdadero en todo el bagaje de vida que lleva.

Conciencia

Él ha de comprender así, que todo lo malo e imperfecto son manifestaciones transitorias, que han de ir quedando atrás en el constante perfeccionamiento de sí mismo, para dejar solo lo perfecto, y puro, que son su Verdadera Esencia. Y esa esencia suya es la que el hombre ha de tomar para empezar cada nuevo día.

Durante la jornada diaria, el hombre ha de recordar esto siempre, y escuchar la voz Interior del Yo Superior consciente, que le hable en todo cuanto lo rodea, y constantemente le recuerde su Verdadera Naturaleza y el significado de la Existencia, que ha de ser la constante manifestación de esta su esencia, en su pensamiento, palabra y obra.

Y cuando el día ha terminado, ha de examinar el hombre su conciencia y buscar el porqué de sus obras, para conocerse a sí mismo; o más exactamente para conocer a esa personalidad transitoria, animada ahora por el Espíritu perfecto e inmutable. El ha de comprender que los aspectos negativos de su personalidad, son falsas manifestaciones ilusorias de la perfección espiritual, y que ha de ir destruyendo errores y defectos como ilusiones que son, buscando la cada vez más plena total manifestación del Espíritu en toda su pureza: Este análisis de sí mismo, no ha de hacerlo con criterios ajenos o convencionales, sino con la sabiduría de su propia Conciencia, pues ella es al fin y al cabo, la que da el relativo valor a las cosas de la vida, y es ella la que rendirá las cuentas al final de la jornada por la Tierra.

La Conciencia del hombre es su propio Juez y su propio verdugo.

Meditación
Lo que el alimento es para el Cuerpo Físico, es la Meditación, para el Espíritu. La meditación nutre al Espíritu con la fuerza de los Planos Superiores, y le permite vivir unos instantes de Verdadera Realidad, muy diferentes de la Realidad Ilusoria que rodea al hombre y lo aparta del verdadero sentido de la Existencia.

La Meditación eleva al hombre a los planos más sutiles de la Conciencia, y lo acerca a los Maestros, que esperan siempre estos momentos en que él aproxima sus vibraciones a las de ellos, para instruirle y alimentar su espíritu con la Fuerza de la Divinidad de la que son portadores, para que él continúe así en su lucha por la vida con una nueva visión y un enfoque diferente de sus energías, hacia objetivos cada vez más espirituales, y por lo tanto menos ilusorios.

La Meditación no sólo se realiza en el Silencio y la Soledad, sino también en medio del tumulto y la agitación de la vida diaria. Todo aquel que durante un instante del día dedica un pensamiento o una acción a un objetivo espiritual, está meditando, y cumpliendo la Voluntad Divina. Está viviendo verdaderamente. Y esos instantes se pueden prolongar cada vez más en la vida diaria, para hacer así de la Existencia una vida dedicada al Padre, un canto sempiterno al CREADOR.

La Meditación no tendría sentido si no conduce a la práctica de lo meditado, y su Fuerza es sólo ilusoria si no se manifiesta en el pensamiento, palabra y obra del meditador.

Así, los pasos a seguir en la Alquimia Espiritual han de ser: Meditación y realización. Meditación en el aspecto deseado, seguida de la realización del fruto de la Meditación. Solo así ha de dar su fruto la semilla sembrada en el espíritu por el CREADOR, hasta ser también manantial de vida infinita.

La obra espiritual en el Plano Denso, no es más que la verdadera manifestación de la Fuerza del Espíritu, que se impone sobre el pesado yugo de la carne que lo mantiene prisionero, pero que le permite adquirir la experiencia necesaria en los diferentes planos de manifestación por los que ha de transportarse en su Camino al INFINITO.

Es necesario que el DISCERNIMIENTO DEL ESPIRITU arroje alguna luz sobre el entendimiento del Hombre, para que ilumine entonces su Pensamiento, Palabra y Obra, y puedan estas sus Tres Manifestaciones, estar al servicio del Verdadero Sentido de la Existencia: LA EVOLUCIÓN.

 

ESTA ES LA ENSEÑANZA EMANADA DEL TODO CREADO
HAZ DE DISCERNIR CON SABIDURÍA
PARA ENCONTRAR SU ESENCIA,
Y PONER TODA TU VOLUNTAD PARA REALIZARLA CON AMOR.

La Ley Única: Si quieres condensar en una sola las leyes de la Evolución, una Única Ley que al seguirla te conduzca inevitablemente al PADRE, hela aquí:

QUE CADA UNO DE TUS PENSAMIENTOS,
CADA UNA DE TUS PALABRAS,
Y CADA UNA DE TUS OBRAS,
SEAN UNA REALIZACIÓN DE LA VOLUNTAD DIVINA.
ÉSTE ES EL CAMINO AL INFINITO.
QUE LA PAZ SEA CON VOSOTROS.

 

 

 
Unidos en el Contacto 2010 © All Rights Reserved.
Design by Mundo Armonico