Concluyen la búsqueda de milenios de poblaciones errantes y perseguidas. Estos pueblos empezaron a emigrar como Atlantes, como nómades cruzando el Estrecho de Behring rumbo a América y como los Toltecas de Mesoamérica. Su caminar arrastra siglos de experimentar por todos los momentos de búsqueda y encuentro con su destino adverso, que se deriva de una falta cíe continuidad. Encontraron la constancia y perseverancia enraizada en Rama junto con su destino.