Son los hermanos de los elementos, con la fuerza del despertar. Corresponden al tiempo de los Guías Atlantes de tiempos de luz eterna y de equilibrio constante. Las vibraciones agudas caracterizan a este símbolo de perseverancia, y es porque ligados a los sacerdotes Incas y Mayas, los IM han despertado en esta vida para dar lo que la masa humana necesite. Serán como fuentes eternas del compartir.