Representan a los sabios de Oriente, que llevaron el conocimiento con la fuerza del Islam y del símbolo Lunar. Es el Em un ser de reacción, pues ha sido en el tiempo el que descubrió las puertas del laberinto humano, de los grandes interrogantes que encerraron siempre las proyecciones al Cósmico. Señores de la Filosofía, la Grecia los cobijó y la Arabia los delineó.