Representan a los pueblos árticos y siberianos, los que vinieron de tierras de luz y claridad, no de hielos sino de tierras verdes y con volcánicas montañas. Se desarrollaron siempre en armonía con los elementos, mostrándose ejemplo de fidelidad.