Hace Miles de años, un grupo de seres que se habían envuelto en la destrucción de un planeta llamado Maldek, Mayona, o Tir (entre otros nombres), que existió entre las órbitas de Marte y Júpiter, fueron físicamente deportados a la Tierra para purgar su pesado karma. Estaban supuestos ha ayudarnos en nuestra evolución, pero en lugar de ayudarnos empezaron a usar sus habilidades para sus propios propósitos.