Energía que proviene directamente de las vibraciones solares, siendo su fuente directa el Astro Rey.

Se capta exactamente a las doce del mediodía y se recibe a través de las palmas de las manos, las cuales permanecerán hacia arriba una vez que estiramos ligeramente los brazos y luego los flexionamos hacia el cuerpo, manteniendo los ojos cerrados, por espacio de diez minutos; también se recepciona de pié.